Salud

Cómo dejar de roncar

abril 15, 2019
Rocio Boleso

author:

Cómo dejar de roncar

Los ronquidos son el eterno problema a la hora de dormir. Si sufrimos de ellos, podemos dar por sentado que le generamos una incomodidad irritante a quienes compartan la cama o habitación con nosotros. Pero no solo causa la incomodidad ajena, a la vez que se fomenta un sentimiento de vergüenza propia. Para los roncadores, en los casos más graves, representa un peligro para su salud, ya que esta condición denota un mayor riesgo a sufrir infartos y derrames cerebrales.

Además, los ronquidos inciden directamente en la calidad del sueño de la persona afectada. Al roncar se altera el proceso natural del sueño, y este pudiera resultar poco reparador para la persona. Es por ello que los roncadores suelen tener una tensión arterial elevada

Existe una mitificación acerca de los motivos que generan los ronquidos. Lo cierto es que el problema radica en la relajación de los músculos del cuello y la garganta. Durante este proceso en el que se disminuye la tensión muscular en la zona superior del cuerpo, las vías respiratorias tienden a estrecharse, disminuyendo el espacio para que pase el aire de forma normal.

El sonido de los ronquidos se produce en el momento en que el aire que ingresa por nuestras vías respiratorias es obstruido en la parte posterior de la nariz y la boca. Allí coinciden la lengua, el paladar blando y la úvula, también llamada campanilla. En el proceso de respiración, en plena relajación durante el sueño, con las vías respiratorias más estrechas, estas estructuras chocan entre sí produciendo una vibración durante la respiración. Ese es el ruido característico que conocemos como ronquidos.

También existen algunas malformaciones fisiológicas que determinan si una persona es roncadora. Músculos flojos en la boca producen que la lengua caiga hacia atrás, donde al encontrarse con los músculos de la garganta se genera un colapso de las vías respiratorias, ocasionando unos ronquidos intensos.

Las amígdalas grandes, por ejemplo, son causantes comunes de los ronquidos en los niños. De la misma forma se da en las personas obesas, que sufren un incremento considerable de la dimensión de los tejidos.

Otra razón física muy común que da lugar a los ronquidos es la obstrucción de las vías respiratorias nasales, ya que al tener que esforzarse para inhalar se crea un gran espacio vacío en la garganta, lo que colapsa las vías respiratorias y empuja los tejidos blandos hacia la garganta. Las obstrucciones de las vías respiratorias nasales puede darse por una virosis que infecte al individuo (o en personas que sufran de alergias), o por deformaciones del tabique nasal.

cómo dejar de roncar

Recomendaciones para evitar los ronquidos

Los médicos recomiendan de forma general modificar algunos aspectos de la vida diaria que ocasionan la disminución de la fuerza muscular de la zona bucal, o que propician las obstrucciones de las vías respiratorias. Entonces, se sugiere:

-Alejarse de un estado de vida sedentario realizando ejercicios y actividad física a diario.

No usar tranquilizantes o somníferos antes de ir a dormir.

-Evitar el consumo de bebidas alcohólicas antes de dormir.

-Cenar con moderación.

-Evitar dormir cuando tenga un cansancio excesivo.

-Inclinar la cama, procurando que la cabecera está más levantada.

Dormir de costado en lugar de boca arriba.

Además, algunos estudios han arrojado rutinas de ejercicios que se pueden hacer para mejorar progresivamente si se sufre de ronquidos. El programa “Trust me, I’m a doctor” de la cadena BBC, probó una serie de cinco ejercicios en una muestra de pacientes. Los resultados arrojaron que las personas que cumplieron con alguna de las rutinas, de forma diaria y realizándolas tres veces durante el día, al final roncaba 36% menos seguido, y en una intensidad 59% menos fuerte que antes. La rutina de ejercicios es la siguiente:

-Presionar y empujar hacia atrás el paladar con la punta de la lengua.

-Presionar toda la lengua contra el paladar.

-Presionar la parte trasera de la lengua contra el suelo de la boca, luego empujar la punta de la lengua contra los dientes.

-Abrir la boca lo más posible y empujar hacia arriba el velo del paladar mientras se dice “Ahhh”.

-Con los dedos se presionan las mejillas hacia afuera. Luego, introduce en tu boca algún alimento correoso, como unas pasas, y mastícalo sucesivamente utilizando todas las zonas de la boca.

Sin embargo, si eres un gran roncador y sufres de esta condición desde hace algún tiempo considerable, lo más recomendable es que acudas al médico con el fin de conocer directamente el problema particular que debe ser tratado. El estudio médico debe ser de la boca, nariz, paladar, garganta y cuello, y pueden utilizarse para ello recursos como un estudio Rx de senos paranasales, o de cavum, para el caso de los niños.

Una vez determinada la causa, se procederá a la aplicación del tratamiento y las medidas apropiadas: tratamientos de alergias nasales o infecciones, rinoplastias, extirpación de amígdalas, entre otros.

Comentarios Facebook