Tarot y Esoterismo

Cómo fue mi encuentro con el horoscopo

marzo 4, 2019
Rocio Boleso

author:

Cómo fue mi encuentro con el horoscopo

En una oportunidad, me encontraba en una panadería tomando un café matutino y, sin quererlo escuchaba la conversación entre otras dos damas que se encontraban en la mesa contigua a la mía; una le preguntó a la otra, si ya había leído el horóscopo del día y la otra le respondió de forma concisa: ¡por supuesto, no andaría tan tranquila! El resto de la conversación entre ambas (lo que alcance oír), giró sobre aquel tema y los respectivos comentarios.

Para ser francos, leer el horóscopo, es una actividad que nunca ha sido muy habitual para mi, lo que no quiere decir, que nunca lo haya hecho; sin embargo, a partir de ese dia de la panadería,  he sentido cierta atracción y mayor curiosidad, por revisar qué plantea mi signo zodiacal, con mucha más frecuencia.

Cada persona tiene su método particular para conocer lo que dice su signo zodiacal, bien sea a diario, semanal o mensual, todo depende de la frecuencia con que lo desee cada quien. Si tienes un teléfono inteligente, puedes descargar la mejor app de horóscopo  aquí  https://play.google.com/store/apps/details?id=com.fallenappstudio.tuhoroscopodiario.astroguidedailyhoroscope y, podrás acceder a esa información  de manera fácil y cómoda.

Los mayoría de los seres humanos, dependiendo de los patrones culturales y religiosos, en definitiva, necesitamos tener una guía o modelo, que oriente u ordene nuestro entorno y, que nos indique, si este, nos es favorable o desfavorable. Se trata de tener cierta seguridad sobre el acontecer, de saber algo, así sea lo más mínimo, que pueda predecir algo que posiblemente sucederá en nuestras vidas.

Si bien es cierto, que el futuro de cada quien es impredecible, que no existen las bolas mágicas que ven el futuro, ni personas que leen las palmas de nuestras manos para saber qué nos depara el porvenir; también es cierto, que cada ser es irrepetible y, la hora, el minuto, el segundo, el día y el año en el que nace, es un momento único y especial, en el cual, el universo, tomó una posición especial, que determinará o configurará nuestra historia.

En este sentido, no hay dos personas iguales, ni en lo físico, ni en sus circunstancias. Ni tampoco hay dos sucesos o alineaciones, entre los componentes de nuestra constelación, el sol, los satélites, las estrellas, los cometas, que sean similares.

Partiendo de este precepto y, con base a la interrelación y conjunción que se da entre estos factores, es que surge la Astrología, de donde parten y se establecen significados o patrones que determinan o predicen, con un gran nivel de aproximación, algo que está sucediendo en la vida de alguien o que va a suceder.

De esta disciplina que llamamos Astrología y, que data de una época muy antigua, anterior al cristianismo, surge el centro de la conversación de aquellas dos señoras, el horóscopo; tan popular y pertinente para algunos, como tan desconocido y desacertado para otros. Entendí que a veces, debemos buscar formas alternativas, para darle un sentido diferente a nuestra existencia.

Quienes juzgan negativamente el gusto, inclinación o interés de una persona, por seguir con regularidad lo que dicta su signo zodiacal, carecen de objetividad y de respeto por el pensamiento ajeno; cada quien tiene sus creencias y su propio sistema o metodología en la que basan los sucesos de la vida ¿Acaso no es en eso en lo que se basan las religiones?

Comentarios Facebook