Hogar

Cambios de interés variable a fijo en hipotecas: ¿es conveniente?

junio 18, 2024

author:

Cambios de interés variable a fijo en hipotecas: ¿es conveniente?

Si bien el euríbor ha bajado en los últimos meses, todavía continúa situándose por encima del 3,5% y esto ha llevado a muchos usuarios de hipoteca a plantearse la opción de cambiar el interés variable por el fijo.

En la actualidad, se trata de una decisión sumamente interesante, pero siempre se debe estudiar tanto el perfil del cliente como el tipo fijo que pueda conseguir. Adicionalmente, se debe tomar en consideración que hacer este cambio implica un gasto, el cual se debe tomar en cuenta para determinar si, efectivamente, resulta conveniente o no.

De allí la recomendación de buscar asesoría profesional para conocer cuál es la situación más conveniente en función de nuestro perfil. Buscar una buena inmobiliaria en Paiporta o en la ciudad en la que te encuentres puede ayudarte a tomar decisiones más convenientes al respecto.

Conveniente del interés fijo versus el variable

Es importante recordar que en octubre del año pasado, el euríbor llegó a cotizar en 4,160%, lo que resultó un duro golpe para todos aquellos con hipotecas de interés variable porque significó un aumento considerable en la cuota a pagar. La buena noticia es que, en los meses siguientes, ha ido descendiendo, pero como comentamos anteriormente, todavía no se acerca al tipo de interés fijo que se gestiona en las entidades bancarias.

Es por ello que, hacer el cambio de este tipo de interés variable al fijo, resulta sumamente atractivo e interesante para la gran mayoría de los perfiles de clientes, aunque siempre se debe estudiar cada caso de forma individual.

Una de las razones por las que resulta especialmente conveniente hacer este cambio es porque es imposible saber con certeza cómo se comportará el euríbor, tanto a mediano como a largo plazo. Esto puede ser una situación que le genere preocupación a quienes pagan hipotecas, ya que no les permite saber con certeza la cuota que van a pagar y planificar sus finanzas en función de ello.

En este sentido, el cambio es, además, particularmente conveniente para todos aquellos clientes que tienen poca o nula tolerancia al riesgo y prefieren optar por pagar siempre lo mismo. El otro perfil de cliente es el que prefiere arriesgarse en un interés variable a la espera de que este continúe descendiendo y, en algún punto, llegue a ser incluso más bajo que el interés fijo. Este tipo de cliente también debe sacar muy bien sus cuentas para asegurarse de poder pagar las cuotas que le corresponden en caso de que el euríbor vuelva a subir.

Es fundamental conseguir un interés fijo atractivo

Dada la situación de incertidumbre, cada vez son más los clientes que desean optar por hacer el cambio hacia un interés fijo, ya que esto les permite estar mucho más tranquilos y, como comentamos anteriormente, planificar sus finanzas a sabiendas de lo que van a pagar cada mes con total certeza. Sin embargo, es importante destacar la importancia de encontrar un buen interés fijo, el mejor posible, para que el pago de las cuotas sea realmente asequible.

Lo ideal es que ese interés fijo sea inferior al 3% y, de ser posible, inferior al 2,75%. Es relevante hacer énfasis que, hoy en día, hay una gran cantidad de bancos que ya ofrecen hipotecas con este tipo de intereses fijos que son inferiores al 3%. Esto se traduce en una opción sumamente interesante, sobre todo para aquellos clientes que tienen una situación económica positiva y que les permite negociar con las entidades bancarias para conseguir un interés incluso más bajo de lo ofrecido inicialmente.

Otra opción que también se puede explorar es cambiar la hipoteca variable por un tipo de interés mixto. Esto le permite al usuario, en un principio, disfrutar de un interés fijo durante varios años en función de las condiciones de cada entidad y luego pasar a un interés variable. Por supuesto, todo dependerá del perfil de cada usuario y del riesgo que esté dispuesto a asumir.La realidad es que, dada la situación actual de la inestabilidad del euríbor, pasar a una hipoteca de interés fijo es una de las opciones más efectivas que podemos considerar para asegurarnos de pagar siempre una misma cuota mensual sin ningún tipo de sorpresa y, de esta manera, podremos planificar de una manera más eficiente nuestras finanzas.