Tecnología

Diamantes Conmemorativos: Gemas Eternas de Gran Significado

febrero 14, 2020
Rocio Boleso

author:

Diamantes Conmemorativos: Gemas Eternas de Gran Significado

Perder a un ser querido nos deja una marca indescriptible de dolor, un vacío inconmensurable que no nos permite estar en paz. En especial cuando se trata de alguien que se fue antes de tiempo. Cuando una vida así se apaga, más que una simple despedida; nuestros corazones nos piden realizar un homenaje, y hoy en día, los diamantes conmemorativos nos brindan esa oportunidad.

Crear una joya eterna a partir de los restos de nuestros seres queridos hace algunos años era algo imposible; sin embargo, gracias a las tecnologías actuales, es un proceso que puede realizarse y por el cual muchas familias optan.

Después de todo, el diamante no solo es la piedra más preciosa que existe en nuestro planeta; sino que también es conocida como la piedra eterna. Por ello, pensando en el futuro y en la forma de transmitir a manera de reliquia familiar el amor de nuestros seres queridos; el servicio de diamantes conmemorativos parece estar convirtiéndose en el nuevo estándar.

Diamantes Conmemorativos: Una Despedida Moderna para los Fallecidos en España

El antiguo dicho “Vales tu peso en oro” en este 2020 puede ser modificado a “Vales tu peso en diamantes” puesto que los diamantes conmemorativos se crean a partir de las cenizas de una persona difunta.

Pero, ¿por qué este método?

Las principales razones por las cuales los diamantes conmemorativos se están volviendo el nuevo estándar son dos:

1.Nos hemos vuelto más expresivos y conscientes de la muerte

Tal vez sea porque las redes sociales han amplificado la forma en que nos mantenemos en contacto con nuestros seres queridos. Tal vez porque en general, como sociedad; poseemos una inteligencia emocional más elevada.

El hecho es que, hoy en día expresar nuestros pensamientos y emociones es algo que hacemos de manera más abierta si lo comparamos a cómo eran las cosas 30 años atrás.

Y es esta misma capacidad de expresión lo que nos ha hecho desarrollar un mayor apego emocional hacia las personas que amamos. 

Por tal razón aparecieron los diamantes conmemorativos porque son una forma de homenajear la vida de ese ser que ya no está con nosotros y del que tal vez ni siquiera pudimos despedirnos como queríamos.

Son una forma más tangible, verdadera y duradera; y nos permiten rememorar a esa persona fuera del ambiente depresivo que son los cementerios.

Después de todo, estos diamantes pueden ser incrustados en anillos, un collar, un brazalete o cualquier otra pieza de joyería/reliquia. Siempre podemos llevarlos con nosotros.

2. Los cementerios están llenos

En un principio, la cremación apareció como una solución a la sobrepoblación de los cementerios y para evitar la propagación de enfermedades. 

Aunque estas cenizas se depositan en urnas que también pueden descansar en un lugar dentro de los cementerios; hoy en día nuestros estilos de vida no nos dejan tiempo para visitarlos.

Por esa razón, se decidió ir un paso más allá de las cenizas; en lugar de colocarlas en una urna o de tirarlas al viento, ahora se crean diamantes conmemorativos.

La ciencia y la tecnología involucrada en la formación de diamantes conmemorativos

Un proceso que a la madre naturaleza le puede tomar siglos y en incluso miles de años antes de que un diamante llegue a la superficie; la humanidad lo puede replicar en seis meses.

¡Así es! de 6 a 9 meses suele ser el período estándar en que se puede crear un diamante conmemorativo a partir de cenizas.

¿Cómo es esto posible? Pues todo es gracias a la tecnología de Alta Presión/Alta Temperatura (HPHT por sus siglas en inglés).

En un crematorio, los cuerpos ya sean personas o incluso mascotas; son expuestos a temperaturas que van desde los 800° hasta 900° grados centígrados. Luego de este procedimiento, se obtienen cenizas y carbón no purificado.

De manera natural, este mineral permanece bajo las placas tectónicas de la tierra a más de 160 Km bajo el nivel del mar donde se purifica; allí la presión puede ser hasta 60.000 veces más fuerte que en la profundidad del mar.

No obstante, los que fabrican diamantes conmemorativos replican este proceso utilizando ciencia y tecnología. 

Primero se purifica el contenido de carbono tanto del cabello como de los restos de ceniza hasta conseguir el mayor grado de pureza posible: el grafito.

Una vez se obtiene el grafito, se incluye lo que se conoce como una semilla de diamante. Con esta adicción, que en los mejores laboratorios suele representar como máximo un 0.01% del diamante conmemorativo de ceniza final; se utiliza la HPHT.

Un diamante conmemorativo se cristaliza átomo a átomo entorno a la semilla. Como los niveles de carbono de las cenizas y cabello varían de persona a persona; el diamante conmemorativo al final de este proceso es único en su clase. Tan único como las huellas dactilares.

Luego de varios meses, el diamante conmemorativo se habrá formado hasta su máxima capacidad (que puede ser hasta 2 ct ‘quilates’).

Adicionalmente, un diamante conmemorativo también puede ser autenticado por organismos como el GIA (Instituto Gemológico de América) o el IGI (Instituto Internacional de Gemología) para garantizar que no sea simple bisutería.

Puede pulirse y cortarse con láser para que deje salir su brillo natural. De un puñado de cenizas, a una gema eterna.

Precios de los diamantes conmemorativos en España

Lo primero que debes saber es, que un diamante conmemorativo en bruto generalmente es de color ámbar. Este color se debe al nitrógeno presencia en cenizas incineradas.

Ahora bien, el color de los diamantes se puede variar a través de varios procesos de purificación y, adicional a esto; puedes pedir que corten el diamante en distintos estilos: corte princesa, esmeralda, radiante; etc. Los procesos adicionales de purificación que debe someterse el grafito obtenido de las cenizas afectar el precio del diamante conmemorativo final.

Precios de diamantes conmemorativos varían de 1600 € a 2400 €

Claro que, cuando hablamos de diamantes conmemorativos realmente no estamos hablando de precio, sino de valor. Y en este caso, no se trata de una simple pieza de joyería; sino de una gema que durará eternamente y de enorme apoyo emocional.

En este sentido, los diamantes conmemorativos valen mucho más de lo que cuestan; ya que hoy en día muy pocas cosas con un costo de 1600 € vienen con una garantía que diga “para siempre”.

Comentarios Facebook