Curiosidades

Los principales obstáculos para que los eSports sean juegos Olímpicos

diciembre 5, 2018
Rocio Boleso

author:

Los principales obstáculos para que los eSports sean juegos Olímpicos

Nunca hasta el momento los diferentes comités olímpicos de muchos países se habían encontrado en una encrucijada tan compleja, y tan abierta a debate, como es el de considerar incluir dentro de unas olimpiadas a los juegos electrónicos o eSports. Algo que hasta al momento se reducía a razones de popularidad, fama o tradición, ahora presenta serias dudas no sólo ya entre los directivos y responsables de estos comités, sino también entre los propios aficionados y fans, que tienen ciertas dudas sobre la idoneidad de esta inclusión.

eSports sean juegos Olímpicos

Qué representaría incluir a los eSports dentro de unas Olimpiadas

Del mismo modo que hasta que no se forma parte de un determinado club, no se tienen todos los reconocimientos ni derechos, ni la aprobación, ni el visto bueno de cara a terceros, el que un deporte forme parte de unas Olimpiadas, significa el espaldarazo definitivo para que esta actividad alcanza un respeto y un reconocimiento internacional.

Un ejemplo de esto es el largo camino que “deportes” como el ajedrez, a pesar de tener el reconocimiento como tal, al ser una actividad deportiva, nunca ha logrado meterse en el club de los juegos olímpicos. Algo que se ha intentado en reiteradas ocasiones, pero que no ha llegado a fructificar. Los eSports no quieren verse en una situación parecida, ya que a pesar de tener el apoyo suficiente de aficionados, no acaba de convencer a los responsables de los comités olímpicos, que ofrecen serios obstáculos para la inclusión de los juegos deportivos en unas Olimpiadas oficiales.

Cuáles son las principales alegaciones para no incluir a los eSports en unas Olimpiadas

Algunos de los comités olímpicos más fuertes del planeta, ofrecen una dura oposición ante la propuesta de incluir a los eSports en unas Olimpiadas. Así es que por ejemplo, el Comité Olímpico de Alemania, ha llegado a elaborar un extenso informe en el que expone los motivos principales por los que estos pseudo deportes -según su criterio- no ofrecen las características esenciales.

Uno de los principales motivos, es que los eSports no son deportes como tal, si atendemos a su naturaleza. Son considerados “simuladores” de actividades deportivas. Una emulación que choca frontalmente con el concepto de Olimpiadas deportivas oficiales y tradicionales que todo el mundo tiene en mente -las celebradas cada cuatro años-. Este comité europeo, se apoya en que esta simulación atiende a una realidad virtual, alejada de las propias actividades que se realizan en una cita olímpica, como por ejemplo las apuestas que son posibles ver en webs como Rivalry.gg .

Otro de los motivos que ofrecen estos comités, es que los valores que se defienden en unas Olimpiadas tradicionales, están muy alejados de los que hay detrás de los juegos electrónicos. Muchos valores tradicionales como la deportividad y el juego limpio, chocan frontalmente contra la gran cantidad de títulos que es posible ver en los eSports, que se encuentran basados en “pelear, combatir y aniquilar”. Una carga de violencia excesiva que hay presente en muchos juegos electrónicos, y que se convierte en uno de los grandes escollos para lograr un reconocimiento olímpico.

Ausencia de actividad física para que sea considerado juego

Igualmente, la ausencia de una acción de “movimiento” físico, algo presente en prácticamente todos los deportes -sin tener en cuenta el ya mencionado ajedrez-, es otro motivo que se alega contra los eSports, que se basan en sus competiciones, en acciones de destreza mental y visual prácticamente, donde el cuerpo y el estado físico, apenas es protagonista para valorar la destreza de sus participantes.

¿Tienen los eSports una intención económica para participar en unas Olimpiadas?

Una de las principales dudas que aparecen a la hora de incluir a los juegos electrónicos dentro del club olímpico, es acerca de sus intenciones reales. La edad de los eSports, realmente joven, no tiene un precedente anterior con el que poder comparar esta situación donde aparecen varios interrogantes. Desde sus comienzos, los juegos electrónicos siempre han precisado de una importante inversión y patrocinio por las principales marcas del mercado. Cada elemento que entraba en escena en las competiciones de eSports, no era elegido de manera casual. Desde el monitor, el ratón, la silla gaming, e incluso a la ropa, tenía un contrato publicitario detrás, respaldado por grandes cifras de dinero.

La alta carga comercial que hay detrás de los eSports, es otro hito que echa para atrás la inclusión de este tipo de juegos. Mientras que en unas olimpiadas, el deporte como tal, era el principal protagonistas, en los eSports ofrece diferentes elementos que pueden llegar a desvirtuar el carácter deportivo. Un exceso de interés de mercado, y en definitiva económico, entran en juego para usarse este motivo como una excusa perfecta por parte de los detractores de los eSports y su intención de alcanzar un mayor reconocimiento deportivo.

Junto a estos posibles motivos comerciales, se añade el hecho de que los jugadores actuales de eSports tienen una dependencia excesiva de las grandes firmas, desarrolladores y  propietarios de los títulos de los principales videojuegos que entran en competición. De este modo, es posible observar cómo muchos títulos famosos de videojuegos han llegado a tener tanta fama, que incluso su nombre llega a formar parte en la denominación de muchos campeonatos. Un ejemplo de esto es la utilización en Japón de las palabras “Pro Evolution Soccer” que acompaña a uno de sus torneos de fútbol, cuando lo deseado es que simplemente se conozca por una competición de fútbol, sin más, sin adjetivos que puedan crear interferencias sobre lo verdaderamente importante.

Un largo camino por recorrer para los eSports

A pesar de gozar actualmente con una salud de hierro, los eSports o juegos electrónicos, aún tienen un largo camino por recorrer. Ganar reconocimiento a nivel oficial y asentar las bases de su concepto de “juegos deportivos”, parecen ser algunos de los aspectos esenciales en los que hay que trabajar. La gran masa de fans ya están dispuestos -cada día más- en seguir a los eSports a aquellos campeonatos, eventos y torneos. Las nuevas tecnologías como el streaming y las diferentes webs focalizadas exclusivamente en los eSports, están ayudando en gran medida a reforzar a los campeonatos de videojuegos, ofreciendo al público una nueva manera revolucionaria de entender las competiciones deportivas, en el que entran nuevas maneras y puntos de vista diferentes.

Comentarios Facebook