Educación

Pensando en la mejor educación para los hijos

diciembre 7, 2018
Rocio Boleso

author:

Pensando en la mejor educación para los hijos

Escuchar frases como cuando se es padres el mundo cambia por completo, o que ya no se vuelve a ser los mismos cuando llegan los hijos, pueden parecer un cliché pero son tan ciertas como que ya las prioridades giran en torno a la idea de darle lo mejor a los hijos para que tengan un futuro de éxito asegurado.

Pero la mayoría de las veces se desconocen qué cosas se pueden hacer para que los hijos crezcan sanos tanto mental como emocionalmente. Así que invertir en educación, en horas de lectura y diversión seguro darán los resultados esperados.

La buena educación empieza creando el hábito de la lectura

Para nadie es un secreto que los niños a los que se les inculca el hábito de la lectura crecen emocionalmente más sanos que un niño que no ha tenido esa experiencia, y esto se debe al hecho de que a través de cuentos cortos donde se haga alusión a valores como la amistad, la honestidad, la solidaridad, etc… el niño  puede expandir su consciencia y asociar desde temprana edad las emociones con su punto de origen y así manejarlas de una forma más calmada.

Por otro lado, están los cuentos con moralejas que cumplen la función de aleccionar de forma sencilla y práctica a través de historias de animales o anécdotas que están inmersas en la cotidianidad.

Sin importar qué tipo de historias se les cuenten a los más pequeños, lo realmente significativo es que sean acorde a la edad y que se convierta en un acto rutinario para que el hábito se establezca de forma natural.   

El lenguaje que se emplea para dirigirse a los hijos es importante

Desde que Saussure esbozó la definición de lenguaje delimitándolo como la relación estrecha que existe entre la lengua y el habla, donde la primera se asocia al plano social, o en otras palabras se refiere a las convecciones establecidas por un grupo determinado dentro de la sociedad, siendo el habla la realización oral de la lengua, y por tanto pertenece al ámbito individual.

Pues bien, desde estos primero estudios son muchas las investigaciones que se han hecho en torno a la relación que tiene el lenguaje con otras disciplinas o cómo a través del lenguaje puede estudiarse el comportamiento del ser humano.

En vista de que los pensamientos están determinados por el lenguaje y estos se reflejan en las acciones, entonces el modo en que se les habla a los hijos puede ser un factor concluyente en su comportamiento.

La estrecha relación del lenguaje con la psicología social, pero también individual es un hecho a tener en cuenta cuando se piensa en la educación de los más pequeños, pues cada palabra que se emplee para hablarles cuenta para dar una paso hacia su evolución o por el contrario hacia su retroceso a nivel psíquico.

Pensar en el futuro de los más pequeños

Criar a los hijos, no solo es una tarea que se haga en el día a día, sino que también necesita proyectarse a futuro para garantizar que tendrán educación de alto nivel, y una manera de ofrecerles esta oportunidad es buscando con anticipación el lugar propicio para desarrollar su intelecto. Por ejemplo, estudiar en Canadá puede ser una alternativa de gran provecho, pues este país cuenta con uno de los mejores niveles de vida en el mundo.

Además Canadá cuenta con un sistema educativo de calidad, permite aprender idiomas como inglés y francés, su sociedad es tolerante y multicultural, y se puede acceder a cualquier actividad académica con un visado para estudiantes.

Una alternativa sin duda alguna para los hijos que están en edad pre universitaria o universitaria.

La diversión forma parte del sano crecimiento de los hijos

Pensar en el bienestar de los hijos o en la mejor educación no puede ser posible sino se incluye la diversión. Un niño necesita divertirse para crecer sano, pero no solo se habla de esparcimiento para los hijos sino de entretenimiento para compartir en familia.

Una forma de entretenerse en familia podría ser yendo a una tienda de disfraces divertidos y originales y buscar los mejores disfraces para cada miembro de la familia. Desde el más pequeño hasta el más grande puede disfrutar imitando a su actor de historieta preferido o hacer que el bebé use el traje de su personaje animado favorito.

El asunto es que toda la familia pueda disfrutar de este tipo de tiendas donde la creatividad y originalidad están en primer lugar.

Comentarios Facebook